¿ Qué ver en Bonilla de la Sierra ?

Iglesia-colegiata San Martín de Tours

De estilo Gótico, es uno de los monumentos más impresionantes. Un edificio sobrio y elegante cuya construcción, finalizada en la primera mitad del siglo XV, fue ordenada por el Cardenal Juan de Carvajal, cuyo escudo timbra las dos portadas de acceso, la nave mayor y el púlpito.
Más información
Fue declarada Bien de Interés Cultural, (BIC), por el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, en 1931. Así lo reflejaba la Gaceta de Madrid ,el 4 de junio de ese año.
De una sola nave, realizada en sillería de granito, sus muros llevan contrafuertes coronados de pináculos del XV .
Destacan sus dos capillas: la de los Chaves y la de Álvarez de Guzmán.
La sacristía es del siglo XVI, al igual que el coro, con balaustrada de piedra.
En el coro se destaca el escudo de armas del Obispo Carrillo.
No podemos olvidar sus ventanas ojivales o sus retablos de gran belleza, por poner algunos ejemplos.

Altar rupestre
A kilómetro y medio del pueblo, en una zona conocida como “El Mortero”, podemos encontrar un altar rupestre, en un alto desde el que se divisa el Valle del Corneja.
Este altar, en el que podrían haberse llevado a cabo rituales y rendido culto al sol y la luna, podría datar de la época entre el final del Neolítico y el Bronce Antiguo/Medio.

Más información
Declarado Bien de Interés Cultural (BIC), el altar rupestre del Canto del Mortero se encuentra muy cerca del convento de San Matías, en el que habitaron Franciscanos Menores Descalzos en el siglo XVI, y del que apenas quedan resquicios,
Tallados en la roca, 15 escalones de poca profundidad permiten subir a la cima. Una cima en la que se pueden observar una cazoleta y canales.
A unos 110 metros hay otra roca que también podría haber sido sagrada.

Muralla

En un pueblo medieval no podía faltar su muralla, aunque quedan pocos restos de la misma. Se estima que su construcción se llevó a cabo en la segunda mitad del siglo XIII o principios del XIV. Así lo han puesto de manifiesto las últimas intervenciones arqueológicas llevadas a cabo por la Diputación de Ávila.

Más información
La muralla cubría el perímetro de Bonilla y contaba con cuatro puertas, de las que queda en pie la conocida como “Puerta de la Villa”, si bien su nombre original es “Puerta de Piedrahita”, con arco de estilo Gótico..
La desamortización de Mendizábal y la desamortización de Madoz, en el siglo XIX, supusieron el principio de la decadencia del pueblo y el expolio de la muralla, siendo utilizada en cercados de huertas o en la construcción de viviendas. El tramo mejor conservado es el que forma parte del castillo.
Las obras intramuros acometidas en el lienzo sur del recinto han dejado al descubierto hasta dos niveles sucesivos de pavimento, a modo de opus signinum (mortero de cal, arena y pequeños fragmentos de roca), que se encontraban en un avanzado estado de deterioro, por lo que no solo ha habido que protegerlos, cubriéndolos, sino que, además, impiden continuar profundizando por esta zona, dado que la muralla, hacia el interior, conserva en torno a metro y medio de alzado, como informa la Diputación.

Pozo de Santa Bárbara

El Pozo de Santa Bárbara probablemente fue construido entre los siglos XII y XIII, con el fin de abastecer a la población de agua.
Cuenta con dos aberturas. La más original, en un lateral, con escaleras cubiertas por ocho bovedillas adoveladas de medio punto.
Por las escaleras, de las que se dice que hay tantas como frases tiene el credo, se puede llegar hasta el agua. La otra abertura, de brocal, almacenaba el agua de la lluvia.

Plaza Mayor
Una plaza castellana en la que imperan las casonas solariegas, edificadas para acoger a quienes acompañaban a los prelados. Las casas cuentan con soportales en los que los comerciantes se instalaban para resguardarse del frío, el calor o la lluvia.
Interesantes las columnas de piedra que sujetan estos edificios y sus vigas de madera..
Aunque lo más llamativo de la misma es la iglesia-colegiata de San Martín de Tours.

LEER MÁS

Castillo-palacio

A escasos metros de la colegiata de San Martín se encuentra el castillo que, aunque pudo ser construido en el siglo XII, fue reformado entre los siglos XV y XVI.
Bonilla fue elegida como lugar de residencia de verano por los obispos de Ávila, tras ser donada la villa por la Corona al Obispo Domingo Blasco. El castillo-palacio adquirió un gran protagonismo al albergar entre sus muros tanto a diferentes prelados, entre los que destaca Alonso Fernández de Madrigal, “El Tostado”, como otras personalidades como Juan II de Castilla, padre de Isabel la Católica.

Más información

Hoy, de propiedad privada, cuenta con un patio porticado de armas, de forma cuadrada, rediseñado con el paso del tiempo.
La construcción que se encuentra en mejor estado es “La torre del homenaje”, del siglo XV, en la que todavía se conservan frescos con temas caballerescos. También se conservan las puertas falsas de arco de medio punto.
Entre sus muros murió Alonso de Madrigal,“El Tostado” el 3 de septiembre de 1454, a los 55 años. Consejero de Juan II, padre de Isabel la Católica, este le nombró, en un primer momento, canciller mayor y abad de la Colegiata de Valladolid y más adelante Obispo de Ávila, cargo que ocupó hasta su muerte. Bonilla fue el lugar elegido por este prelado para estudiar y escribir parte de su gran obra.
Juan II también moró entre los muros del castillo. Buscaba refugio en la Torre del Homenaje en 1440, de la mano del obispo Lope Barrientos, durante las disputas con los infantes de Aragón, en 1440. Ese mismo año se celebraron en este lugar las cortes de Castilla.
Otro evento significativo: el Sínodo Episcopal, convocado por el Obispo Diego de los Roeles, se llevó a cabo en el castillo-palacio un siglo antes, el 4 de julio de 1384

El “embrujo” del turismo nocturno en Bonilla

Bonilla ofrece un encanto especial en las noches de luna llena. Disfrutar de un cielo, completamente estrellado, es un lujo para aquellos que no pueden gozar de este espectáculo en la contaminada ciudad.
La Cruz del Risco es un buen lugar para hacer que el tiempo se detenga, mientras observamos las diferentes constelaciones, o intentamos atrapar un deseo por cada una de las estrellas fugaces que aparecen ante nosotros.
La luna nos guiará por cada uno de los rincones especiales de este pueblo medieval. Un paseo por el conocido como “traspalacio”, nos llevará a imaginar cómo sería la vida en el  castillo-palacio, en los años en los que los obispos fueron sus moradores.
La “personalidad” de la colegiata nos dejará sin palabras. Esta se impone en medio de la porticada plaza medieval iluminada. Una plaza en la que también se puede observar la importancia de su ayuntamiento, con su escudo construido bajo el reinado de Carlos III, en 1779. O la bonita cruz de piedra.
Pero sin duda alguna, el turista se sentirá atraído por la “magia” que desprende el Pozo de Santa Bárbara, en medio de la noche. La iluminación, estratégicamente instalada en sus arcos, aportan un “halo de misterio” a los escalones, que llevan hasta el agua que alberga este aljibe. Misterio que acrecienta la leyenda que habla “sobre una mora que sale todas las noches del pozo para peinarse a la luz de la luna”.

Puerta de la Villa

Bonilla ofrece un encanto especial en las noches de luna llena. Disfrutar de un cielo, completamente estrellado, es un lujo para aquellos que no pueden gozar de este espectáculo en la contaminada ciudad.
La Cruz del Risco es un buen lugar para hacer que el tiempo se detenga, mientras observamos las diferentes constelaciones, o intentamos atrapar un deseo por cada una de las estrellas fugaces que aparecen ante nosotros.
La luna nos guiará por cada uno de los rincones especiales de este pueblo medieval. Un paseo por el conocido como “traspalacio”, nos llevará a imaginar cómo sería la vida en el  castillo-palacio, en los años en los que los obispos fueron sus moradores.
La “personalidad” de la colegiata nos dejará sin palabras. Esta se impone en medio de la porticada plaza medieval iluminada. Una plaza en la que también se puede observar la importancia de su ayuntamiento, con su escudo construido bajo el reinado de Carlos III, en 1779. O la bonita cruz de piedra.
Pero sin duda alguna, el turista se sentirá atraído por la “magia” que desprende el Pozo de Santa Bárbara, en medio de la noche. La iluminación, estratégicamente instalada en sus arcos, aportan un “halo de misterio” a los escalones, que llevan hasta el agua que alberga este aljibe. Misterio que acrecienta la leyenda que habla “sobre una mora que sale todas las noches del pozo para peinarse a la luz de la luna”.

Comenta, opina, nos ayuda mucho

2 Comentarios

  1. FJB

    Se hace camino al Andar
    Ya hace cuarenta años que visité por primera vez Bonilla de la Sierra, pueblo pequeño, lleno de polvo, era verano y me habían invitado mis suegros a pasar unos días.
    Mi mujer me advirtió, no te gustará, no hay nada para ti, te aburrirás, y la verdad que aparte de ella, nada me hacía ilusión, tenía 23 años.
    Me presentó a sus amigas y amigos de verano, los que esperan verse cada año por el estío, hasta que las necesidades, el tiempo o las compañías te cambian el paso.
    Si, me aburría, pero empecé a pasear por sus calles, a leer sobre la villa, a imaginar su historia, me llamó la atención que en tan poco espacio, hubiera sucedido tanto y tan importante.
    Me enamoré del pueblo, de su historia, de sus gentes castellanas, recias pero sinceras, de sus fuentes, parajes y alrededores.
    Y hoy, sigo estándolo.

    Responder
  2. ABR

    Que ver? Se acerca Semana Santa, algo muy típico son las procesiones. En Bonilla de la Sierra, esta la procesión de los negros que a pesar de verla todos los años ponen los pelos de escarpía, el jueves Santo a las doce de la noche, salen de la Iglesia tres penitentes. El que no lo haya visto todavía es muy recomendable.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad