El sol resalta el paisaje de Cabezas de Bonilla, un pequeño pueblo abulense rodeado de sierra y pinares.

Cabezas se encuentra al final de la carretera que le une a Bonilla de la Sierra, (de cuyo ayuntamiento depende), y al principio de la montaña que conecta con el otro lado de la sierra.

Tal y como reconocen sus habitantes, parece el mirador del valle. Un lugar tranquilo que en invierno no alberga a más de 30 personas, pero en verano puede superar los 200, gracias a aquellos que siempre vuelven para desconectar del estrés de la gran ciudad.

Además del paisaje destacan la iglesia de la Concepción y los caños: dos fuentes, una en medio del pueblo en la que antiguamente se recogía agua y hacía las veces de lavadero y de centro de reuniones. Hoy sigue siendo el punto de conversaciones, concentrando a los vecinos que acuden en busca del pan a la hora a la que llega el panadero. El de las afueras, al lado del potro y la fragua, se utilizaba para enfriar las herraduras.

Son precisamente los caños los que van a recobrar el protagonismo en un municipio que va a ir haciendo, progresivamente, un “lavado de cara”.  El más céntrico acaba de ser restaurado para evitar la pérdida de agua. El siguiente paso será retirar la antigua calzada del caño, allanando la parte trasera y poniendo por igual toda la calle, con una barandilla de seguridad.

El de las afueras será testigo de la restauración del potro y la fragua, abandonados hace más de veinte años, como reclamo turístico. A esto se unirá la creación de una pequeña plaza con árboles, bancos y columpios.

Cabezas de Bonilla también habilitará el centro social, que ahora se utiliza para las fiestas, con una biblioteca y barra de bar .Y agrandarán el cementerio.

En previsión, el despliegue de fibra óptica que permitirá una mejor conexión a Internet y, por lo tanto, mayores oportunidades laborales para aquellos que quieran instalarse en el pueblo.

Proyectos que intentarán acometerse a corto plazo mientras el de la carretera, ese pequeño tramo que va de Tórtoles a Cabezas, acaba de ser finalizado gracias a la ampliación del presupuesto aprobado por todos los partidos de la Diputación de Ávila.

Una carretera que seguirá uniendo a Bonilla y Cabezas, ahora más que nunca.

  • Autora de la foto Cristina Corrales