No hay nada más bonito que contemplar, en una noche despejada, las estrellas. Desde la Cruz del Risco, en el pueblo abulense de Bonilla de la Sierra, el espectacular panorama te atrapa y la luna parece sonreír mostrando su mejor cara. La Luna… alternativa de vida junto a Marte, ante el colapso que están sufriendo los recursos de la Tierra.

Expertos en Medio Ambiente alertan de una situación ecológica enormemente preocupante. En su opinión, en las próximas dos o tres décadas la humanidad se juega su futuro como especie y podría desaparecer. Nos resistimos a creerlo, aunque la covid-19 se ha presentado en forma de aviso. Y no es la única amenaza. La deforestación ya causa el 70 % de brotes epidémicos. Nuestro planeta lanza un SOS. Y las esperanzas están puestas en el denominado “planeta rojo” con, al parecer, un gran número de recursos por explotar. Y la ilusión de lanzar el primer cohete con humanos hacia el mismo entre 2029 y 2031.

Algunos como el dueño de Amazon: Jeff Bezos, uno de los hombres más ricos del mundo, han puesto sus ojos en la luna. No admiran su esplendor sino los rendimientos económicos que pueden obtener. Ya se habla de la futura creación de agencias espaciales privadas que ofrecerían viajes turísticos al espacio. Hoteles, parques recreativos y colonias para tres millones de personas orbitando alrededor de la Tierra. Pero también de la creación de industrias para explotar sus recursos naturales y minerales. Al igual que en Marte, donde pretende trasladar a grandes masas de población.

Puede parecer ciencia ficción, pero al paso al que va la tecnología tal vez no sea una quimera. Probablemente cuando Julio Verne escribió “La vuelta al mundo en 80 días”, “De la tierra a la luna” o “20.000 leguas de viaje submarino” muchos pensaron que no sucedería.

Mientras estas noticias se suceden, la Cruz del Risco permanece ajena a los designios del futuro. Probablemente, si pudiera hablar se preguntaría para qué quiere un humano lanzarse al espacio en un viaje turístico para orbitar alrededor de la Tierra, cuando puede disfrutar de ella. Respirar en ella. Pasear por ella… Nada más claustrofóbico que respirar enfundado en un traje espacial. No tener libertad de movimientos. No ver un árbol, una flor, el amanecer o el atardecer…

Probablemente Jeff Bezos cumplirá su sueño. Y si como dicen los expertos la tierra colapsa nos convertiremos, en un futuro, en una civilización estelar. Y en ese momento, los que queden, tal vez, al orbitar alrededor de la tierra intenten ver Bonilla de la Sierra, Cabezas de Bonilla, Pajarejos o Ribera del Corneja desde ese espacio tan lejano que hoy no podemos imaginar.

  • Fotos Bienve Frutos e Inma Elizalde
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad