El latido de la vida indica no solo que hay un presente, también un futuro. Y ese latido se siente en Bonilla de la Sierra y Madrigal de las Altas Torres, dos municipios abulenses que han iniciado una carrera hacia el podio del concurso “El pueblo más bello de CyL 2020”, organizado por RTVCyL.

La ilusión de bonillenses y madrigaleños por conseguir su sueño les ha llevado a salvarse de la primera criba. 80 localidades han quedado atrás. 18 son los supervivientes. Y solo dos serán los ganadores: uno de menos de 1.000 habitantes, como sería el caso de Bonilla. Y otro de más de 1.000, como Madrigal.

El sueño continúa y la ilusión también. Pero esta vez será conjunta. Ambos irán de la mano. Quieren conseguir el premio doble. Y hacerlo por Ávila. Lograr que esta provincia resuene en toda la comunidad. Y más allá. Por ello Madrigal pide el voto para Bonilla y viceversa. Porque cada pueblo puede votarse a sí mismo y dar su voto a otros. De este modo, Ávila podría conseguir la gesta que logró el año pasado Segovia, con sus dos pueblos premiados. Pero para ello es necesaria la ayuda de todos los abulenses. Es fácil hacerlo. Tan solo hay que entrar en la web www.elpueblomasbello.es , pinchar en “vota por Bonilla de la Sierra” y “vota por Madrigal de las Altas Torres”. Al hacerlo, un mensaje llegará al correo electrónico para validar el voto. Hay que pinchar en el mismo y el voto será contabilizado. El plazo finaliza el 15 de diciembre y el día 24, la 7 de Castilla y León Televisión, en una gala especial, dirá el nombre de los ganadores. Máxima expectación hasta ese día. Aunque, de momento, podemos disfrutar con varios programas que esa misma cadena de televisión ha grabado para dar a conocer los usos y costumbres de los finalistas y su patrimonio. La hora de emisión será los jueves a las 23,10 h. En este enlace se puede visualizar el programa emitido la pasada semana.

En este cruce de caminos de ida y vuelta, estas dos poblaciones vuelven a encontrarse. Madrigal de las Altas Torres vio nacer a uno de los obispos abulenses más emblemáticos: Alonso Fernández de Madrigal, “El Tostado”. Bonilla de la Sierra le vio morir. El destino se encargaría de que Madrigal también fuera la cuna de nacimiento de la reina Juana I de Castilla. Y Bonilla el refugio, durante unos meses, de su padre Juan II.

La historia sigue escribiéndose día a día. En esta ocasión a través de votaciones, intentando conseguir que el nombre de estos dos pueblos y el de la provincia sigan siendo grandes. El destino está en nuestras manos… Podemos intentar escribir parte de nuestro propio futuro…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad